A+ A A-

Dios salva gratuitamente al que sigue a Jesús

Leemos en la biblia: "A todos los sedientos; venid a las aguas; a los que no tienen dinero, venid, comprad y comed, Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche" (Isaías 55:1). La salvación que Dios ofrece es amplia y gratuita. Se obtiene sin dinero y sin precio. Jesucristo, el Hijo de Dios, ya pagó todo el precio de nuestra salvación en la cruz del calvario. Porque habéis sido comprados por precio" (1 Cor.6:20). "Ciertamente llevó El nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores: nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre El, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos, como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en El, el pecado de todos nosotros" (Isaías 53:4-6).

A través de su sacrificio expiatorio en la cruz del calvario, Jesucristo ha hecho libre a toda la raza humana, a la raza caída de Adán. Jesucristo es el Librador. El nos compró con su preciosa sangre, si Jesucristo no hubiese muerto en la cruz del calvario para expiar nuestros pecados, todavía fuésemos un pueblo perdido y condenado, sin Dios y sin esperanza. Bendecido sea el nombre de Dios porque Jesucristo es el Libertador, el Salvador de toda la humanidad. La promesa de salvación y vida eterna es para ti, amigo mío...en este momento, es para el mundo entero; esta promesa es para todas las razas y nacionalidades, no importa su color, no importa su condición social, política, religiosa o económica.

"Y el Espíritu y la esposa dicen: Ven y el que oye, diga: Ven, y el que tiene sed, venga; el que quiera tome del agua de la vida gratuitamente" (Apoc.22:17). Ven a Jesucristo ahora que todavía hay tiempo; no permitas que tus pecados te sigan aportando de Dios, entrega tu corazón a El, ríndete a El y tendrás la seguridad de la vida eterna. Si has sentido el toque de Dios y quieres ser salvo, levanta tu mano y repite la siguiente oración: "Señor Jesucristo, te acepto como Señor y Salvador de mi alma. Perdona todos mis pecados, me arrepiento e inscribe mi nombre en el Libro de la Vida. Amén.

Si has hecho esta oración, visita hoy mismo una iglesia del Evangelio Completo, donde se predique que solo Jesucristo salva, sana, liberta y bautiza en el Espíritu Santo y Fuego, quien volverá muy pronto a estas tierras a reinar. Amén.

jesus-camino-cielo

banca-la-super-grande

Banner Astrapu

zaglul-banner-higuamo

banner-tu-casa-del-este

contactos higuamo
Periódico El Higuamo