A+ A A-

Entre bomberos no se pisan la manguera…

Por: Ramieri Delgadillo
Al parecer esta frase ha sido olvidada por un gran segmento de la población, ignorando que la falta de solidaridad y sensibilidad son letales para una comunidad que busca levantarse y que demanda cada día más la unión entre su gente.
Estoy segura de que a muchos de mis compueblanos no les va agradar mi posición, pero es bueno que empecemos a cultivar respeto y tolerancia hacia el pensamiento de otro, solo así se llega a un consenso.

Pareciera que la sociedad petromacorisana viviera en una burbuja esperando un milagro, reviviendo a cada momento lo que fuimos en el pasado, limitándose solo a quejarse o en su defecto hacerse eco de críticas destructivas contra el otro, en la mayoría de los casos sin ninguna justificación o por intereses personales.

Seamos conscientes y asumamos con responsabilidad nuestro deber como ciudadanos, que solo cuando un pueblo se une puede lograr cambios significativos, dejemos ese pensamiento individualista que no nos permite avanzar, dejemos tanta distracción y enfoquémonos en sacar adelante nuestra provincia, desde hace mucho le hemos estado facilitado al sistema hacer con el erario público lo que le parezca.

Sepa usted que desentenderse de las necesidades de su entorno nos cuesta mucho y se refleja cada vez que vamos a un destacamento a poner una denuncia y somos ignorados y mal atendidos, cuando vamos a un hospital y este no cuenta con recursos necesarios para brindar el servicio, cada vez que los servicios básicos como el agua potable, la energía eléctrica o la recogida de la basura son casi invisibles.

También, cuando el cuerpo de bomberos a pesar de los esfuerzos y la vocación de servicio de sus voluntarios se ve obligado a trabajar sin los instrumentos necesarios a la hora de sofocar un incendio o cuando la defensa civil no puede hacer un rescate a tiempo por falta de un vehículo. Para mí es admirable que puedan hacer este tipo de trabajo tomando en cuenta las precariedades con las que operan. Y así pudiera citar muchos otros casos que se dan en nuestra cotidianidad.

Mi mensaje es el siguiente; sea hombre o mujer y sin importar ideologías políticas o religiosas, todos somos San Pedro de Macorís, a todos nos afecta directa o indirectamente lo que pasa aquí, toda la clase trabajadora, los gremios, iglesias e instituciones y la sociedad civil en general están obligados a un consenso, una mesa de diálogo. Las luchas sociales son de los pueblos, somos nosotros los que estamos llamados a exigir y hacer valer nuestros derechos.

"El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos". Simone de Beauvoir.

jesus-camino-cielo

banca-la-super-grande

Banner Astrapu

zaglul-banner-higuamo

banner-tu-casa-del-este

contactos higuamo
Periódico El Higuamo